Cómo escribir un artículo de blog

Carla tenía que redactar para el blog aquella mañana, pero no estaba en su día más inspirado. Rebuscó algunos trucos sobre cómo escribir un artículo para blog y revisó otras webs buscando inspiración.

Brainstorming o Lluvia de ideas

Aún no tenía ni idea de por dónde empezar así que necesitaba investigar un poco. Primero, echó un vistazo a su Excel para saber sobre qué había escrito y después a Analytics con la intención de ver qué cosas le habían funcionado mejor y cuáles peor.

Seguía, sin tener ni idea de qué escribir así que se levantó varias veces a la cocina, cogió agua, picó algo de la alacena y volvió a su escritorio.

Cambió de estrategia y revisó un listado con algunos de los temas que quería tratar y sobre los que aún no había escrito. Investigó en internet buscando algunos trucos para inspirarse. También, se planteó la idea de reutilizar artículos de su blog para así no tener que pensar demasiado, pero al final le llevaría el mismo o más trabajo hacerlo bien.

Su siguiente pregunta era imprescindible, qué quería que sus lectores sacaran de provecho ese día, ¿Cuál era su propósito?

Con la idea más o menos clara investigó un poco más sobre el tema y pensó en qué palabra clave utilizaría. Al fin y al cabo, Carla además de escribir para sus lectores también lo hacía para que Google la conociera. Tenían una pésima relación que estaba segura de que con esfuerzo y tiempo, mejoraría…

Cómo escribir un artículo de blog

Comenzó a teclear ya con una idea más o menos formulada en la cabeza, ya tenía la estructura, los datos y el tema así que ahora venía lo que mejor se le daba, escribir.

Desarrolló el tema desde el esquema, ya en plena vorágine de inspiración y con el feliz sonido de las teclas. Tenía identificado cómo era su lector, qué edad tenía, el sexo, qué intereses compartían. Además, todo su blog seguía la misma línea en cuanto al tono así que, con el tema claro y el proceso previo, las palabras salían ligeras de su cabeza.

Revisión

Una hora más tarde, Carla ya tenía el artículo escrito. Seguía la coherencia de su blog así que lo importante estaba hecho.

Lo releyó, ¿cumplía con su estándar de calidad?, ¿Se había dejado algo imprescindible? Así, a simple vista parecía estar perfecto.

Ahora tocaba revisar el texto y ver que no había metido ninguna patada al diccionario y que, aunque no siempre estaba de acuerdo, cumplía con el A, B, C básico de la RAE. Usó algunos de los consejos que le habían dado meses antes sobre la revisión, y en un tris, ya tenía el artículo perfecto.

Publicación

Con el trabajo hecho, se metió en su web, se adentró al panel de administración y pegó el texto, por desgracia, su artículo no cumplía con los requisitos de SEO que le marcaban alguno de los complementos que tenía instalados a tal efecto. A pesar de que la palabra clave estaba clara, había varias cosas que aún debía de arreglar. Insertó un título, pensando un poco en algo que llamara la atención. Después, metió unos cuantos enlaces internos para conectar el nuevo artículo con su contenido antiguo, faltaba el broche final, subió una foto, a la que etiquetó con la palabra clave.

Ya tenía el artículo tal como quería y además, era amigable con SEO así que no le quedaba otra cosa que darse por satisfecha.

Al igual que Carla, todos necesitamos de un proceso de escritura, nos ayuda a no atascarnos y además, asegura que nuestro cumple con los requisitos básicos de calidad, que no son otros, que los propios.

Si llevas a cabo un proceso creativo te recomiendo que no te saltes ningún paso, en especial el tema de revisión. Y tú, ¿Tienes claro cómo escribir un artículo de blog?, ¿Qué proceso creativo sigues?

 

Lo siento, no se han encontrado publicaciones.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies